Objetivos

Imagen de cabecera del apartado Objetivos

El objetivo principal que se pretende alcanzar con la iniciativa Mercancías 30 es el de incrementar la cuota modal del transporte ferroviario de mercancías en España, dados los menores costes externos para la sociedad de este modo de transporte.

El Libro Blanco de 2011 de la Comisión Europea señala entre los objetivos para un sistema de transporte competitivo y sostenible el de “transferir a otros modos, como el ferrocarril o la navegación fluvial, de aquí a 2030, el 30% del transporte de mercancías por carretera, y para 2050, más del 50%, apoyándose en corredores eficientes y ecológicos de tránsito de mercancías”. Adicionalmente, la Estrategia de movilidad sostenible e inteligente de la Comisión Europea de diciembre de 2020 recoge en su “Iniciativa Emblemática 4: Ecologización del transporte de mercancías” el siguiente hito en la senda del sistema europeo de transporte: “El tráfico ferroviario de mercancías aumentará un 50% de aquí a 2030 y se duplicará para 2050”.

Para la consecución de este objetivo principal es necesario definir un conjunto de objetivos más concretos, como son los siguientes:

  • Ofrecer una red ferroviaria eficiente y competitiva a los agentes involucrados en el transporte de mercancías, priorizando las actuaciones que puedan tener un mayor impacto en el incremento efectivo de la cuota ferroviaria.
  • Mejorar la gestión de la capacidad, eliminando o minimizando los cuellos de botella, favoreciendo la circulación de trenes de mayor longitud y priorizando actuaciones que favorezcan la reducción de operaciones de circulación.
  • Apoyar con recursos económicos y financieros al sector ferroviario de mercancías, que ayuden a provocar un punto de inflexión en la tendencia evolutiva de los tráficos ferroviarios y estén basados en méritos socio-ambientales.
  • Aumentar las prestaciones de las terminales ferroviarias de mercancías de la RFIG, incluyendo las conexiones con los puertos, y otras instalaciones de servicio, y fomentar la participación de la iniciativa privada en la gestión de las mismas.
  • Potenciar la multimodalidad e interoperabilidad mediante el lanzamiento de nuevos servicios de alto valor añadido, como son las Autopistas Ferroviarias.
  • Impulsar la I+D+i asociada a la cadena logística, principalmente a través de la digitalización de infraestructuras y procesos de gestión de los servicios de transporte de mercancías (sistemas documentales, interfaces de comunicación entre agentes, gestión integrada, trazabilidad del material rodante, etc.)
  • Por último, se considera clave generar certidumbre en el sector privado, principalmente en el ámbito de las ayudas y de la planificación de la oferta de infraestructuras, para que las empresas puedan acometer las inversiones necesarias consecuentemente, en especial las relativas a la adquisición de material móvil.