Intervención en la III Jornada Mujeres y Liderazgo

Raquel Sánchez subraya el liderazgo de las mujeres en el masculinizado sector del Transporte

  • La ministra ha defendido que el futuro es igualitario, paritario en derechos y también en obligaciones, y ha llamado a romper los techos de cristal y a cerrar la brecha salarial.
  • La responsable de Mitma ha remarcado que el feminismo es una causa justa y rentable y no ser feminista es un mal negocio para la economía.
  • Ha afirmado que el teletrabajo debe ayudar a conciliar empleo y familia a mujeres y a hombres, y que las empresas deben interiorizar la conciliación entre la vida laboral y personal.
  • La ministra ha incidido en la necesidad de aplicar la perspectiva de género a las infraestructuras y a la movilidad y ha abogado por repensar unas ciudades concebidas desde una división de roles preestablecida.

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha subrayado el liderazgo femenino en sectores tan masculinizados como el del transporte o la construcción, así como en disciplinas como la ingeniería, la producción industrial o en tecnologías de la información y la comunicación.

Durante su intervención en la III Jornada Mujeres y Liderazgo organizada por la consultora 50&50 GL y la CEOE, la responsable de Mitma ha remarcado que, más allá del género, una líder o un líder lo son por sus capacidades individuales. Al respecto, ha dicho que, a su juicio, mujeres líderes son las que han roto los viejos esquemas de un sector tan masculinizado como es la construcción.

Asimismo, ha defendido que también lo son las capitanas o jefas de máquinas que están en los centros de coordinación de Salvamento Marítimo, o las que sirven de referentes a otras mujeres en disciplinas como la ingeniería, la producción industrial o en tecnologías de la información y la comunicación, donde menos del 25% de los estudiantes son mujeres.

Avance en paridad e igualdad

La ministra, que ha incidido en que se ha avanzado mucho en paridad y en igualdad, sobre todo en el sector público, ha recalcado que ha crecido el porcentaje de mujeres en los consejos de administración de las grandes empresas privadas. También ha recordado que su presencia en las presidencias o en los puestos gerenciales o de dirección es anecdótica.

En este contexto, ha llamado a romper entre todos los techos de cristal que, en algunos casos, son de hormigón armado. Tal y como ha asegurado, el futuro es igualitario, paritario en derechos y también en obligaciones. Al respecto, ha avisado de que no se trata solo de repartir cargos, sino también las cargas que las mujeres soportan de manera desproporcionada.

Para la ministra, es imprescindible que el mundo de la empresa esté sensibilizado y comprometido con la igualdad efectiva de mujeres y hombres. En esta línea, se ha referido a situaciones de discriminación de las mujeres que siguen siendo cotidianas en la sociedad, recordando que ellas lideran el desempleo y el trabajo a tiempo parcial, la pobreza y las situaciones de vulnerabilidad, entre otras cuestiones.

Asimismo, ha apuntado que, aunque hay más licenciadas que licenciados, las mujeres no lideran la tasa de actividad porque suelen ser las que dejan de trabajar cuando tienen hijos. A su juicio, por este motivo es tan importante cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres, ya que, si los salarios de ellas fueran iguales o más altos que los de ellos sería menos probable que, por norma, ellas interrumpieran sus carreras profesionales.

Conciliación y teletrabajo

Además, Raquel Sánchez ha dicho que es relevante que las empresas interioricen la conciliación entre la vida laboral y personal, una materia en la que en su opinión queda un largo camino por recorrer. En este sentido, la ministra ha incidido en que la pandemia ha mostrado que el teletrabajo es posible, deseable y que ha venido para quedarse.

En su opinión, el teletrabajo debe ayudar a conciliar empleo y familia a mujeres y a hombres, aunque ha avisado de que también es un gran peligro. Al respecto, ha apuntado que no se puede crear un nuevo gueto para las mujeres que opten por el teletrabajo ni hacer de estas mujeres empleadas de segunda mientras los hombres que acudan a la oficina sean los de primera.

En su intervención, ha reivindicado el feminismo como la bandera del futuro y de un mundo que no discrimina a la mitad de la población, que no la excluye de la toma de decisiones y no permite que se ejerza sobre ella intimidación alguna. Según ha remarcado, el feminismo es una causa justa y rentable, y no ser feminista es un mal negocio para la economía.

Perspectiva de género en infraestructuras y movilidad

Por otro lado, la ministra ha incidido en la necesidad de aplicar a las infraestructuras y a la movilidad la perspectiva de género. Además, ha defendido que la nueva planificación urbana debe entender que las ciudades pertenecen a todos.

Tal y como ha enfatizado la responsable de Mitma, hombres y mujeres tienen distintas necesidades en el espacio urbano y diferentes posibilidades de acceder a los bienes y servicios. Así pues, ha abogado por repensar unas ciudades concebidas desde una división de roles preestablecida.

En este punto, se ha referido a la emergencia climática, destacando que por primera vez en la historia este país cuenta con los recursos suficientes para construir un futuro sostenible, saludable, digital, eficiente e interconectado.

En opinión de la ministra, firmar la paz con el medio ambiente y reducir la pobreza y la desigualdad exige un cambio radical en los patrones de conducta. Según ha señalado, la sostenibilidad requiere la transformación de un modelo productivo pensado por y para el hombre e implica además modificar los hábitos de movilidad que, entre otras cosas, han segregado por género y por edad.

Área: Ambito geográfico: