La nueva Carta de Leipzig (2020) y la Agenda Territorial 2030

El día 30 de noviembre de 2020, bajo la Presidencia Alemana del Consejo de la Unión Europea, se celebró –de forma virtual- la Reunión Informal de Ministros de la UE responsables de Desarrollo Urbano, en la que se aprobó la Nueva Carta de Leipzig 2020.

El siguiente día, 1 de diciembre, se celebró la Reunión Informal de Ministros responsables de Ordenación del Territorio y Cohesión Territorial, en la que se aprobó la Agenda Territorial 2030.

La Nueva Carta de Leipzig 2020: el poder transformador de las ciudades

Aunque los grandes principios de la Carta de Leipzig de 2007 siguen siendo válidos, desde su aprobación se han puesto en evidencia nuevos retos para las ciudades (el cambio climático, la intensificación de los flujos migratorios, la pandemia de Covid 19, etc.) que hacen necesaria su actualización. La Nueva Carta de Leipzig 2020 promueve la idea de las políticas urbanas para el bien común, destacando el “poder transformador de las ciudades" para responder a los retos que deben afrontar las ciudades desde 3 dimensiones:

  • La Ciudad Justa (Dimensión Social), proporcionando igualdad de oportunidades y de acceso a los servicios públicos, acceso a una vivienda digna, etc. para todos, sin importar el género, el estatus socioeconómico, la edad y el origen; y sin dejar a nadie atrás.
  • La Ciudad Verde (Dimensión Ambiental), contribuyendo a la lucha contra el Cambio Climático y asegurando una alta calidad ambiental para el aire, el agua, y el suelo, así como el acceso a los espacios verdes y de ocio; y favoreciendo una movilidad eficiente, neutra en carbono y multimodal.
  • La Ciudad Productiva (Dimensión Económica), garantizando una economía diversificada que genere puestos de trabajo y, al mismo tiempo, proporcione una base financiera sólida para el desarrollo urbano sostenible y un entorno favorable a la innovación.
  • Además, se incluye una cuarta dimensión intersectorial, que es la Digitalización.

Los principios para una buena gobernanza en las ciudades

Para aprovechar este poder transformador de las ciudades justas, ecológicas y productivas es necesario aplicar unos principios estratégicos para una buena gobernanza, que la Nueva Carta de Leipzig define como los siguientes:

  • Políticas urbanas para el bien común. Las Administraciones Públicas deben actuar en interés del bienestar público, proporcionando los servicios y las infraestructuras necesarias para el bien común.
  • Enfoque integrado. Las políticas urbanas deben coordinarse de manera espacial, sectorial y temporal, equilibrando todas las dimensiones.
  • Participación y co-creación. Todos los agentes urbanos y los ciudadanos deben poder participar en los procesos de desarrollo urbano, para que sus conocimientos y preocupaciones puedan ser tenidas en cuenta y fortalecer la democracia a nivel local.
  • Gobernanza multinivel. De acuerdo con los principios de subsidiariedad y proporcionalidad, cada nivel gubernamental - local, regional, metropolitano, nacional, europeo y global- tienen sus responsabilidades y competencias específicas para contribuir a mejorar el futuro de nuestras ciudades.
  • Enfoque espacializado (Place Based Approach). Es necesario que las estrategias urbanas y los instrumentos de financiación se basen en un análisis sólido de las situaciones locales específicas, con un enfoque territorializado específico para cada lugar.

Empoderando a las ciudades para transformarse

Se enfatiza la importancia de que las ciudades sean capaces de liberar su poder transformador, reforzando la gobernanza urbana para asegurar el bien común, para lo cual es necesario que exista un marco legal adecuado, suficientes recursos y capacidad de inversión, una adecuada formación de los empleados públicos, etc. Se destaca también la importancia de las políticas activas y estratégicas de suelo y planeamiento urbanístico, así como las políticas de impulso de la transformación digital.

Respaldo a la continuación del proceso de la Agenda Urbana de la UE

En la Reunión Ministerial también se aprobó también el documento de carácter operativo titulado “La aplicación de la Nueva Carta de Leipzig a través del enfoque multinivel: Próximos pasos de la Agenda Urbana para la UE” , en el que se definen los próximos pasos para continuar con el proceso de la Agenda Urbana de la UE, con el objeto de reforzar la cooperación multinivel y multi-agentes para alcanzar una mejor regulación, financiación, y coherencia política de los temas urbanos a nivel europeo.

La Agenda Territorial 2030: un futuro para todos los lugares

En la Reunión Informal de Ministros responsables de Ordenación del Territorio y Cohesión Territorial celebrada el 1 de diciembre de 2020 se aprobó la Agenda Territorial 2030.

Este documento revisa la Agenda Territorial de 2007, actualizada en 2011, destacando la necesidad de actuar, para evitar el creciente incremento de las desigualdades y desequilibrios que se observan entre las personas y los territorios de la UE en temas como la calidad de vida, el acceso a los servicios, la digitalización, el empleo, etc.

Las prioridades territoriales se centran en una “Europa más justa”, que ofrezca perspectivas de futuro para todos los lugares y las personas, que fomente un mayor equilibrio territorial, la correcta articulación de las regiones y áreas funcionales, y favorezca la integración transfronteriza; y en una “Europa más verde”, que responda al reto climático, refuerce la resiliencia, proteja un medio ambiente más saludable, y apueste por la economía circular, la conectividad sostenible y la digitalización.

Acceso a los documentos originales en inglés